Moodboard, creatividad en sus proyectos | Universidad UNADE
La creación de la identidad visual de una marca con moodboard
marzo 2, 2021 4:00 pm Publicado por Universidad UNADE

moodboard

En el mundo de los diseñadores de moda y los interioristas, el moodboard es parte de su proceso de inspiración. Esta herramienta visual gana cada vez más adeptos fuera de estas profesiones. ¿Sabe para qué sirve esta herramienta y que áreas pueden beneficiarse más de su uso?

El anglicismo moodboard hace referencia a un tablero de inspiración. Es decir, una herramienta para plasmar de forma visual las ideas antes de iniciar un proyecto. Se trata de reunir distintos elementos gráficos para representar y definir aquello que queremos crear posteriormente.

Por lo tanto, no importa si desea diseñar su propia línea de ropa o crear el branding de su negocio. El moodboard puede ayudarle a traducir sus ideas en cuestiones menos abstractas que representen su concepto.

¿Cómo construir un moodboard?

Un moodboard es un tablero visual pero eso no limita sus soportes. La forma más tradicional es utilizando recortes de revistas, papelería y elementos con texturas (tejidos, hojas,…). Además, también pueden incluirse acuarelas, lapiceros o cualquier material que se le ocurra. Es un ejercicio de creatividad, por lo tanto, todo lo que le inspire es aceptable.

No obstante, la Era Digital siempre aporta una nueva visión para realizar las tareas más tradicionales. Las herramientas 2.0 permiten crear moodboard en formato digital. El objetivo es el mismo, pero si se siente más cómodo utilizando los recursos virtuales, úselos. ¡Usted es el dueño de su inspiración y su creación!

Empiece por las palabras clave y el título

Ahora mismo no importa si se decidió por el moodboard manual o el digital. Lo importante antes de empezar a crear el tablero es elegir los conceptos sobre los que se sustenta su idea. Es decir, que definen el proyecto.

Seleccione no más de cinco keywords que expresen la esencia de su idea. Luego defina el título basándose en estas palabras pero intentando no repetir ninguna de ellas. Es fundamental no repetir ideas sino enfocar el “alma” del proyecto.

Brainstorming de imágenes

Ahora es el momento para recopilar toda la información visual que formará el moodboard. Utilice todos los elementos que le transmitan emociones, que le atraigan por sus colores o que le representen. Déjese llevar y combine todo aquello que transmita su idea. ¡No limite su creatividad!

No se olvide de pensar en la paleta de colores que utilizará o la tipografía que encaja más con sus ideas.

Elija el soporte para el moodboard

En este punto debe elegir el soporte donde  ensamblar todos los elementos. Juegue con los materiales, las texturas y los espacios. Tómese esta tarea creativa con calma, de lo contrario podría aflorar la frustración y frenar el proceso de creación.

Tenga en cuenta que puede combinar distintas bases para su tablero, incluidas las opciones digitales. Tenga en cuenta que el objetivo principal es que se sienta cómodo plasmando su idea y esta quede representada tal y como usted la percibe en su mente.

El moodboard es un ejercicio de creatividad, por lo tanto, todo lo que le inspire es aceptable.

Selección y filtrado

Este paso es posterior a la elección del soporte y la colocación de los elementos. Es más bien una extensión de la etapa anterior, pues consiste en mover los elementos por el tablero hasta encontrar su posición ideal.

Puede que alguno de los elementos se quede finalmente fuera, por ejemplo. Es el momento de filtrar todas las ideas en base a las keywords que representan nuestro proyecto.

Debe tomárselo con calma pero fije una fecha de entrega, sino podría extender el proceso en exceso sin llegar a un punto determinado.

Úselo

Si ha optado por el formato digital lo tendrá al alcance de su mano sin problema. Si se decidió por el modelo analógico puede sacarle una fotografía para tenerlo siempre disponible.

Ahora que tiene su idea focalizada…¡comience su proyecto!

Moodboard para las marcas

La construcción de una marca es un procedimiento estratégico que debe estar muy fundamentado. Nuestro nombre y/o símbolo debe ser un identificativo para todos los agentes que intervienen con ella directa o indirectamente.

Pero no solo se trata de hacer un logotipo que podamos mostrar al público, consiste en crear una identidad corporativa bien definida. En esto influye el modo en el que nos mostramos para que el resto formule nuestra imagen corporativa.

Por lo tanto, el moodboard es una herramienta que, por su versatilidad, es perfecta para el branding. Es un modo sencillo de poner en orden todos los pensamientos y seleccionar las directrices que sustentarán nuestra marca.

De esta forma, en un solo espacio se agrupa todo lo que identifica al branding de su empresa. Ante un nuevo proyecto o una crisis, podrá recurrir a él para lanzar sus mensajes diseñados en concordancia con la identidad corporativa que se fijó desde el inicio.