Infoxicación en la sociedad de la actualidad | Universidad UNADE
Infoxicación y su influencia actual
abril 22, 2020 5:00 pm Publicado por Universidad UNADE

infoxicación


El mundo ha evolucionado mucho y una de las mayores ventajas con las que contamos actualmente es la información. Los numerosos avances tecnológicos de los últimos años han sido cruciales para ello. Antiguamente, para poder conocer cualquier dato, se necesitaban días de búsqueda. Ahora, cualquier información que queramos consultar,  la tenemos al momento. ¿Quiere esto decir que el exceso de información o infoxicación sea una ventaja? Desde luego, que nada en exceso es bueno.

Nuestro profesor en UNADE, Alfonso Vázquez Atochero comenta, en una colaboración con el periódico “El País”, la importancia de conocer el término de infoxicación en la actualidad. Tenemos que ser conscientes de la cantidad de información que se difunde de forma online, y tener en cuenta que no toda es veraz. La mezcla de información veraz con información falsa es muy común y hay que estar alerta.

 ¿Qué es y cómo nos afecta la infoxicación?

Como ya se ha mencionado, de manera breve, la infoxicación es el exceso de información al que estamos expuestos. Una de las causas de este problema es la gran cantidad de información de mala calidad que podemos encontrar. Uno de los medios principales en el que este término cobra más sentido es internet. Los usuarios de internet viven rodeados de datos y nueva información cada día. Aún así, son otros los canales a través de los cuales podemos recibir este exceso, por ejemplo la televisión.

Esta sobrecarga informativa afecta a la sociedad actual en gran medida. Uno de los aspectos que más perjudicado se ve es la concentración. Estar recibiendo estímulos de datos nuevos constantemente, reduce nuestra capacidad de poder focalizar, afectando a nuestra concentración. Además, la sobrecarga de información en temas serios como pueden ser enfermedades u otro tipo, puede afectar a nuestra salud, en términos de ansiedad o estrés.

Exceso de información en la crisis sanitaria actual

La situación que vivimos mundialmente, en términos de salud, tiene a todos a la espera de nuevas noticias cada día. Además, el  confinamiento de muchas personas en sus casas, está disparando el uso de la televisión y otros medios. Si el exceso de información es un problema en situaciones normales, en este caso tenemos que ser más precavidos. Según expertos, estar conectados muchas horas a las novedades de esta crisis, aumenta el pánico y la ansiedad considerablemente. Por tanto, hay que recordar la importancia de buscar formas de desconectar. Es importante estar informados, pero no es de ayuda conocer todos los detalles cada día.

Además, hay que destacar la importancia de cuidar la información a la que hacemos caso en redes sociales. La información nos llega a través de muchos medios. Aun así, en los últimos años se ha intensificado la popularidad de las redes. A través de ellas, estamos en contacto continuo con el resto de personas de la sociedad y la información fluye más rápido. Es el camino más sencillo para recibir información de todo tipo a cada minuto. Por ello, debemos usarlas con cuidado, intentando encontrar el equilibrio entre la desinformación y la sobrecarga informativa. Por otro lado, es importante ser conscientes de la cantidad de información falsa que llega a circular diariamente a través de este canal de comunicación. Es primordial aprender a utilizar las redes sociales de la mejor forma.

La infoxicación es el exceso de información al que estamos expuestos y una de las causas de este problema es la gran cantidad de información de mala calidad que podemos encontrar.

¿Cómo superar la infoxicación?

Son muchas las formas para superar este exceso de información, lo que nos permitirá aprovechar mucho mejor nuestro tiempo. Lo más importante es aprender a detectar qué información necesitamos realmente, y cuál no:

  • Capacidad de selección: Debemos seleccionar todas las fuentes de las que recibimos información y quedarnos solo con unas cuantas. Es decir, segmentar los sitios de los que queremos recibir datos. Esto podemos hacerlo reduciendo el número de boletines a los que estamos suscritos, dejando solo los más relevantes para nosotros. Es solo un ejemplo, también podemos eliminar todos los blogs que creamos que no nos aportan nada relevante realmente. La clave es que cada uno se deje llevar por el criterio acorde a la información que realmente le interesa recibir.
  • Curación de contenidos. Es muy útil acudir a herramientas de curación de contenidos. Estas nos permiten agrupar y filtrar la información de diferentes procedencias. Algunas de estas son Buffer, Feedly, FlipBoard o Linkedin Pulse.
  • Gestión del tiempo. Es necesario que nos establezcamos nuestro propio horario para consultar información. Ser conscientes de que no podemos pasar el día entero con la necesidad de buscar nuevas noticias. Es ideal decidir un rango máximo de tiempo a invertir en esto, por ejemplo 2 horas al día.