Sistemas de Almacenaje para Empresas | Universidad UNADE
Sistemas de almacenaje para empresas
marzo 3, 2020 4:00 pm Publicado por Universidad UNADE
sistemas de almacenaje


El almacén debe concebirse como un sitio de flujo de materiales y esa es su importancia en el funcionamiento de una empresa. Cada empresa puede probar y contar con los sistemas de almacenaje que mejor le funcionen y diseñar una logística interna y de almacenamiento.

Generalidades de los sistemas de almacenaje

Todo lo que se resguarda en el almacén debe conservarse en condiciones óptimas. El almacenaje y la distribución de materiales. Y productos que deben ser armónicos con las exigencias de la empresa. Todos los almacenes tienen lo siguiente:

  • Área de recepción: los problemas que puede presentar es que no haya espacio de maniobra para ingresar materiales o que el espacio sea inadecuado o restringido. Y que se presenten deficiencias en el manejo de materiales. O que el sistema para documentar las entradas e inspecciones retrase el flujo de los materiales y productos. Toda demora se traduce en costos para la empresa.
  • Área de almacenamiento: puede darse el caso de que el espacio sea insuficiente. Y que no cuente con las características climáticas para el resguardo de materiales y productos de la empresa.
  • Área de entrega: los problemas más comunes son que la empresa no cuente con el equipo para el traslado adecuado de la mercancía. Y que su sistema de documentación de salida y cotejo retrase el flujo de la misma.
  • Espacio y mobiliario: la estructura y forma de estos elementos deben ayudar a resguardar de manera óptima materiales y productos. En ocasiones, deben tener características especiales, como una climatización adecuada y estantería especial.
  • Equipo: también en algunos almacenes se requiere de maquinaria especial para movilizar materiales y productos.
  • Personal capacitado: según su tamaño, algunos almacenes requieren de poco o mucho personal para operar de manera eficiente.

Aspectos básicos de los sistemas de almacenaje

  • Los materiales y productos tienen un ciclo que inicia con su origen y finaliza con la entrega al cliente o último usuario.
  • A través del almacén se mantienen los inventarios: acumulación de mercancías. Y se manejan las mercancías: carga, descarga y traslado.
  • Al pensar en un almacén, la empresa, debe considerar su ubicación con base en los requerimientos de los diversos departamentos de la empresa. Y respecto a esta área y en las reglas de cómo el almacén apoyará en el funcionamiento a los otros departamentos.
  • Estas normas y ubicación están relacionadas con el tamaño de la empresa. Su grado de organización, el espacio físico, su accesibilidad, la variedad de materiales y productos que resguardará. También la flexibilidad de los equipos con los que se cuenta, el mobiliario, la forma en cómo está programada la producción, etc.
  • Proveedores. Debe informar a su proveedor de las características de su sistema de almacenaje. Y que considere dichas características a la hora de empaquetar mercancía o materiales para entregárselos.

Logística de almacenamiento de los sistemas de almacenaje

La regla es contar con el mínimo de existencias de materiales y productos que no vayan a entorpecer el suministro. Y que su resguardo y disposición genere el mínimo de costos de operación.

Para eso se requiere de personal responsable de cada área del almacén enfocado a registrar, revisar y despachar los materiales y mercancías. Así como operar con el principio de primera entrada y primera salida para evitar remesas viejas.

La empresa debe esforzarse por reducir distancias entre artículos y personal o cliente que los requieren y ordenarlos en relación a su oferta-demanda. Y solo debe permitirse el ingreso al almacén de personal autorizado.

Las entradas y salidas de material y mercancía deben registrarse con documentación adecuada. Los registros deben estar actualizados siempre al día.

Debe haber una organización de los pasillos que permitan un acceso fácil a los artículos. Y la recepción tiene que estar colocada en el punto opuesto al de distribución o entrega, es decir, una entrada y una salida solamente.

Cada producto debe tener una identificación unificada y codificada. También debe resguardarse según esta identificación y codificación.

Cómo operar un almacén de manera eficiente

Todo almacén debe saber identificar el nivel crítico del inventario para cada producto. Esto se resuelve mediante un cálculo. Se promedia la cantidad del producto por mes y se suma un porcentaje para la seguridad. Y si se lleva este registro mensual, la empresa puede conocer su nivel de inventario.

También debe contarse con un sistema de evaluación de la locación de los selectores. Debe medirse cuánto tiempo le lleva a un selector buscar un producto. Y el tiempo que se gasta del punto de la ubicación del producto al área de entrega.

Pero la identificación de la mercancía también es primordial. Lo más práctico es operar con un sistema de códigos de barras. Si no se tiene esta tecnología, debe buscar un sistema eficiente para la localización e identificación de la mercancía.

El espacio de almacenaje tiene que ser flexible. Su empresa debe estudiar el área y la capacidad para expandir el espacio de almacenaje. Así como las operaciones que se tendrían que adecuar en caso de una situación de este tipo. Lo mismo para resguardar productos con tamaños o características de embalaje diferentes a las que utiliza la empresa de manera cotidiana. Solo para estar prevenido.

Cada empresa puede probar y contar con los sistemas de almacenaje que mejor le funcionen y diseñar una logística interna y de almacenamiento.

Adaptabilidad y almacenaje

El Inventario y almacenamiento generan costos que deben compensarse con la reducción de gastos en producción y transporte. Hay materiales y productos que tienen un precio variable en corto plazo, de manera que la empresa tiene que considerar este aspecto para adquirirlos a través de compras por adelantado.

En ocasiones, hay que incluir el almacenamiento en el proceso de producción. Hay productos como los vinos que incluyen ya el almacenamiento como parte de su creación. Y que de paso no generan impuestos por el depósito de la mercancía en los sistemas de almacenaje.

También el almacenamiento puede incluirse en el proceso de la comercialización. Algunos productos se prestan para ser exhibidos en su etapa de almacenaje. En esta forma el producto también está cerca del cliente. Si el espacio se adecúa con fines promocionales, puede incluso incrementar las ventas.

Pero otros aspectos que pueden considerarse es almacenar según el coste de las mercancías y el cambio en el mercado. De acuerdo con los plazos de entrega de los proveedores, en relación al número de proveedores que satisfacen su demanda. Incluso, solo en consideración al grado de utilización de algunos materiales o productos en la empresa.

Si está interesado en formarse como profesional de operadores logísticos el Posgrado en Logística y Transporte le ayudará a poseer los conocimientos necesarios para las actividades de transporte, almacenamiento, ubicación y compra de productos. Todos los sistemas de almacenaje y modelos son viables y varían sus aplicaciones según las necesidades de su empresa futura.