Políticas energéticas en México

Políticas energéticas en México: ¿es suficiente?


Las políticas energéticas en México hoy en día están lejos de cumplir los compromisos internacionales en materia medioambiental. El país latinoamericano actúa contrariamente a las tendencias mundiales en cuando a reducir las emisiones de gases para mitigar el calentamiento global. ¿Quiere saber más sobre este asunto?

El cambio climático ya es una realidad. Ciertamente, pocos son los que se resisten a aceptarlo pero todavía hay algunos que hacen oídos sordos a esta problemática. No obstante, cada vez es más habitual que los países asuman sus responsabilidades en el impacto al medio ambiente.

En este sentido, trabajando todos en una misma dirección, se pueden desarrollar políticas y protocolos que minimicen los daños a corto y largo plazo en el planeta. Ahí es donde aparecen las energías renovables, no contaminantes e inagotables.

Por este motivo, los profesionales de este campo tienen un exitoso futuro asegurado. Esto es por la gran de manda de expertos en las empresas e instituciones para lograr el mayor equilibrio posible entre sostenibilidad y rentabilidad.

Las políticas energéticas en México en la actualidad

La web del Gobierno de México recoge las declaraciones de Rocío Nahle García, secretaria de energía. En ellas habla sobre las medidas que pretendían llevarse a cabo desde el año pasado para “el fortalecimiento y desarrollo energético de la Nación”. A continuación vamos a exponer algunas de las cuestiones que se recogen:

  • Construcción de la refinería Olmeca en Dos Bocas.
  • Reforma constitucional: con el objetivo de garantizar la confianza del Sistema Eléctrico Nacional garantizando el suministro a los usuarios finales.
  • Compromiso con la OPEP Plus: se mantiene la cuota de barriles de aceite por días.
  • Programa de rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación.
  • Cobertura del sistema eléctrico del 99,15% respecto a la población total del país.
  • Sistemas fotovoltaicos para viviendas.
  • Modificación del artículo 28 constitucional para garantizar la seguridad energética.

Se sobreentiende que todas estas iniciativas van encaminadas a conseguir tres objetivos fundamentales. El primero es la seguridad energética, es decir, que no haya riesgos en el suministro. La segunda es el bienestar de los consumidores, consiguiendo el abastecimiento de toda la población. Por último, en tercer lugar, el cuidado y respecto del medio ambiente.

La clave será tratar de responder a estas tres demandas sin comprometer las finanzas del país. En otras palabras, se trata de lograr un equilibrio para conseguir que las energías sean rentables, sostenibles y eficientes. ¿Es posible esto en México?

Políticas energéticas en México medioambiente
Las políticas energéticas en México deben incluir más las energías renovables para sumarse a la transformación energética.

Energías renovables: una necesidad muy actual

La dependencia de los combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural o el carbón sigue siendo muy alta en todo el mundo. Es más, la Organización de Naciones Unidas (ONU) afirma que si continúan las tendencias actuales, las emisiones serán muy superiores y la temperatura del planeta aumentará dos grados centígrados. Además de otras consecuencias climáticas asociadas.

Por este motivo, las energías renovables son una alternativa a las energías “tradicionales”. De este modo, se pueden obtener grandes beneficios en base a las cuestiones que planteábamos en el apartado anterior:

  • Rentabilidad por su bajo coste.
  • Sostenibilidad por sus inexistentes emisiones.
  • Garantía de suministro para la población a través de recursos inagotables.

Por lo tanto, es necesario que países como México incluyan en sus políticas energéticas a las energías renovables. De este modo, estarán contribuyendo a la mayor sostenibilidad en el planeta, reduciendo las emisiones pero sin renunciar a los suministros.

El papel de las empresas en la sostenibilidad energética

Las organizaciones también tienen un papel protagonista dentro de la transformación energética. Aunque las políticas energéticas de cada país no contemplen normativas específicas para las empresas, estas siempre pueden adquirir compromisos voluntarios.

Por ejemplo, la ISO 14001 relacionada con aspectos del medio ambiente. Obtener esta certificación de carácter voluntario es una muestra de un verdadero interés por cambiar los paradigmas y cuidar el planeta.

Aunque pueda parecer que requiere un esfuerzo extra para los negocios, también tiene grandes beneficios. Entre ellos destaca la mejora de la reputación de la marca, reducción de costes, optimización de recursos, entre otros.

En este sentido, para cumplir con estos propósitos, las compañías necesitan expertos en esta materia. Se trata de profesionales capaces de realizar auditorías, implantar sistemas de gestión ambiental, diseñar instalaciones, entre otras muchas tareas cruciales.

En este sentido, nuestra Maestría en Eficiencia Energética y Energías Renovables puede capacitarle para ocupar un puesto de las dimensiones descritas. Sin duda, podrá convertirse en un experto en esta área y destacar en su desempeño profesional.