Lluvia de ideas, ejemplos para su empresa | Universidad UNADE
Lluvia de ideas, ejemplos para su empresa
agosto 19, 2021 5:30 pm Publicado por Universidad UNADE

Lluvia de ideas ejemplos
 
A algunos nos gusta alargar las estaciones más cálidas para disfrutar del buen tiempo al máximo. Sin embargo, el clima es un elemento incontrolable, al menos, de momento. Por ello, las lluvias torrenciales pueden ser un problema para aquellos que desean disfrutar del aire libre, pero son tan necesarias para nuestra supervivencia.

Imagine un día caluroso, de los que solo apetece estar metido en el mar y relajarse. Pero de repente una tromba de agua comienza a caer, una gran tormenta que deja litros y libros de agua recorriendo las calles de la ciudad.

Después de esta introducción al más puro estilo previsión meteorológica, sepa que la temática de este blog no ha cambiado. Pero de esta forma puede imaginarse de forma más visual cómo sería una lluvia de ideas.

Lo que pretendíamos transmitir es que en un aparente clima de tranquilidad el tiempo puede revelarse, como nuestras ideas. Aunque la meteorología no es controlable, nosotros sí tenemos el poder de generar diferentes pensamientos hasta lograr encontrar algo valioso. Como cuando después de la tormenta sale el Sol junto con el arcoíris o nacen nuevas plantas. 

La lluvia de ideas permite regar los proyectos para ponerlos en marcha o mejorarlos. Idealmente, esta previsión será la más deseada para aquellos profesionistas que buscan crecer, que trabajan por la mejora continua y que son ambiciosos.

Fin del parte meteorológico, ahora mismo aclaramos qué es la lluvia de ideas con ejemplos. ¡Quédese!

Definición, elementos y ejemplos de lluvia de ideas

Se trata de una herramienta que se utiliza en grupo para potenciar que surjan ideas en un ambiente distendido. También se denomina tormenta de ideas o, en inglés, brainstorming. La clave según su creador, Alex Faickney Osborn, es que de forma conjunta se generan más y mejores ideas.  

Es decir, la lluvia de ideas ofrece la oportunidad de que los participantes puedan contribuir a los pensamientos de otros y mejorarlos. Aunando todas las fuerzas se supone que se obtiene un mejor resultado.

No obstante, hacemos hincapié en “se supone” ya que algunos estudios recientes arrojan información totalmente contraría. Por lo tanto, estas investigaciones demuestran que el trabajo individual es más eficiente que el grupal. Queda la técnica de Faickney en entredicho.

Cómo se desarrolla el proceso de lluvia de ideas

Esta técnica se sustenta sobre cuatro pilares que actúan como normas del “juego”. Las desarrollamos a continuación para que pueda entender mejor:

  • Eliminar los juicios y críticas: una de las cuestiones más básicas es tener claro que se trata de recopilar ideas, por lo tanto, debemos evitar los filtros. Posteriormente ya se realizará un cribado y una evaluación, pero primero hay que recoger los pensamientos por absurdos que puedan parecer.
  • Libertad para pensar: en relación con el ítem anterior, es necesario dejarse llevar y no sentirse cohibido o influenciado por el resto. Romper los límites permitirá que de la lluvia de ideas se puedan sacar conclusiones relevantes, de lo contrario, será lo mismo de siempre.
  • Muchas ideas: habitualmente se prima la calidad frente a la cantidad. Pero en este caso, la segunda surge derivada de un gran número de propuestas. Esto es necesario porque las primeras probablemente sean poco creativas, más de lo mismo de siempre. Así que hasta llegar a lo bueno, habrá que rellenar un largo listado. Además, así habrá más dónde elegir.
  • Posibilidad de mejora: al participar de forma grupal en la dinámica se pueden sugerir mejoras para las ideas. A lo mejor la primera propuesta es inviable pero con algunos cambios es lo que necesitábamos. Eso sí, siempre sin juzgar y manteniendo la mente abierta.

Elementos clave en la tormenta de ideas

Una vez que ha quedado clara la filosofía de esta herramienta es el momento de poner sobre la mesa los elementos necesarios para su puesta en marcha:

  • Participantes: es evidente que sin un grupo de personas que lancen las ideas no tendría sentido. Estos deben ser entre 10 y 15 para que la dinámica funcione correctamente.
  • Moderador: es quién se encarga de escribir las ideas en un lugar visible, si es necesario controlar las intervenciones,… en definitiva, hacer que la sesión sea lo más productiva posible.
  • Marco temporal: seguro que más de uno ha entrado en una reunión sin saber cuándo finalizaría, esto no sucede en esta técnica. La duración debe oscilar entre los 60 y los 90 minutos; en este tiempo deben realizarse las diferentes actividades: motivación, generación de ideas, análisis, síntesis,…
  • Objetivo centralizado: hay que tener claro cuál es el tema para que solo se gire en torno a una sola pregunta. Hay que preparar la dinámica, ya que de lo contrario puede distraerse y no dar los frutos esperados.
Lluvia de ideas tipos elementos y ejemplos

La herramienta de lluvia de ideas requiere participantes, un moderador, un objetivo central y un marco temporal.


Lluvia de ideas: ejemplos 

Antes de ver algunos ejemplos de lluvia de ideas, vamos a enumerar las posibles tipologías que variarán según las circunstancias:

  • Directa: se define un tema y se construyen las ideas.
  • Inverso: genera ideas contrarias al asunto que se debate.
  • Individual: cada persona genera sus ideas en solitario y se comparan con el resto.
  • Estrella: se utiliza la figura de una estrella y en el centro se sitúa el tema de discusión. En cada pico las preguntas: cómo, dónde, cuándo, quién o por qué.
  • Figure storming: se elige un personaje público y cada participante debe pensar desde la perspectiva de esta persona para solucionar un problema concreto.

Ejemplo aplicado a publicidad y marketing

Imagine que su empresa va a lanzar una nueva línea de productos para el pelo teñido. Hay que lanzar una estrategia de branding donde se dé a conocer la nueva línea. Teniendo esto claro, se reúnen las personas que van a formar parte de la dinámica grupal. Aunque previamente el moderador ha realizado una preparación del tema para evitar que se desvíe. Así como el material teniendo en cuenta el tipo de sesión.

Al comienzo se explican las normas, se ofrece el material y se determina el tiempo por intervención. Y comienza la sesión…de ella se pueden extraer ideas como las siguientes:

A partir de estas ideas, el departamento logra encontrar los puntos fuertes que debe destacar en su campaña. Propone un producto responsable con el entorno una cuestión muy valiosa para el consumidor pero además, se apunta a la diversidad sin estereotipos ni limitaciones.

Además, de esta forma se potencia la cohesión grupal. Que permite a la empresa mirar en una  misma dirección y que todos los miembros sean parte de la mejora. 

¿Se le ocurre alguna idea para este ejemplo?  Este es solo uno de los tantos casos a los que puede aplicarse esta técnica, desde la logística a las ventas o la calidad. ¡Pruébelo usted mismo!